Tratamiento farmacológico de la obesidad ¿En qué casos ser recomienda?

En IMBEST consideramos que el tratamiento de la obesidad debe ser multidisciplinario para alcanzar un peso saludable, y mantenerlo en el tiempo.

 

¿Cuándo está indicado el tratamiento farmacológico de la obesidad?

Según las recomendaciones de las sociedades científicas, el tratamiento farmacológico para tratar la obesidad está indicado en pacientes con un IMC ≥ 30 kg/m2.

En pacientes con sobrepeso y con complicaciones asociadas (hipertensión, diabetes, dislipemia, hígado graso…) deben de tener un IMC ≥ 27 kg/m2.  Además, el tratamiento debe ser supervisado por un profesional, que valora todo el historial clínico del paciente. El tratamiento farmacológico debe ir acompañado de una alimentación equilibrada, así como de una actividad física específica y adaptada a cada paciente.

El embarazo y la lactancia son incompatibles con los fármacos para tratar la obesidad.

 

¿Cuál es el objetivo de utilizar un tratamiento farmacológico de la obesidad?

El objetivo,  es ayudar en la cohesión a los cambios del nuevo estilo de vida e inducir y facilitar la pérdida de peso al lograr las adaptaciones biológicas que se producen al originarse la pérdida de peso.

Actualmente,  existen tres fármacos aprobados por la DGPS y el CNF como tratamientos farmacológicos de la obesidad:

  • Orlistat (Nombre comercial Xenical o Alli). Su mecanismo de acción principal es la reducción de un 30%, a nivel intestinal, de la grasa consumida.
  • Liraglutide (Nombre comercial Saxenda). Su mecanismo de acción principal, al ser un agonista del GLP-1 humano con una mayor vida media, respecto al que secreta nuestro propio organismo, tiene efectos saciantes (sustancia supresora del apetito) lo que permite regular el hambre. IMPORTANTE: Es imprescindible que un profesional regule las dosis de Saxenda para obtener una mejor efectividad, el éxito del tratamiento, así como la minimización de los efectos secundarios del fármaco.
  • Bupropion/naltrexona (Nombre comercial Mysimba). Su mecanismo de acción principal es la de reducir la sensación placentera en nuestro cerebro, asociada al consumo de alimentos. Cuando se administran ambos principios activos juntos, se reducen el apetito, así como la cuantía de comida ingerida, a la vez que aumentan el gasto energético.

 

¿Cuándo acabe con el tratamiento farmacológico volveré a ganar peso?

Efectivamente, se puede recuperar peso, sin embargo, si los nuevos cambios de hábitos y la actividad física recomendada se han consolidado y se mantienen en el tiempo, el aumento será inferior.

 

¿Estos tratamientos farmacológicos, pueden utilizarse con cualquier paciente?

Antes de empezar cualquiera de estos tratamientos, se debe consultar con un médico especialista, dado que las situaciones clínicas de algunos pacientes pueden ser incompatibles, incluyo perniciosas para su salud.

 

◾ No estás sol@. Si te estás planteado perder peso, combatir tu obesidad, mejorar tu calidad de vida y cambiar hábitos de alimentación, sin perder tu salud cuenta con con nosotros. En IMBEST te ayudaremos a buscar la mejor alternativa para ti, según tus necesidades.  Solicita tu 1ª consulta gratuita informativa por email a 📩 obesidadteknon@gmail.com, o llamándonos al 93 212 72 38.

Entradas relacionadas

ENBARNA22 formación en endoscopia bariátrica IMBEST